Nuestra Escuela

La Escuela de Arquitectura inicia sus actividades el año 1993, bajo el alero de la Universidad de Santiago de Chile, institución portadora de una larga tradición sustentada por valores y principios que provienen desde la Escuela de Artes y Oficios fundada en 1849. Desde su creación se ha planteado, como uno de sus objetivos fundamentales, responder a la tradición técnica y social de esta casa de estudios. El cumplimiento de este objetivo es un desafío permanente que el plan de estudios se propone  por medio de la implementación de estrategias pedagógicas, basadas en una concepción del aprendizaje de la arquitectura fuertemente ligada a la propia experiencia del estudiante y, en consecuencia, muy ligado a las prácticas de experimentación. Este concepto que para el taller no constituye mayor novedad, dado que su accionar es básicamente experimental, sí es un aporte original en los procesos de enseñanza aprendizaje de las asignaturas teóricas. Se persigue, de este modo, la formación de arquitectos con capacidad y vocación investigadora en el campo de la ciencia y la tecnología, desarrollando en ellos una visión integradora y de carácter interdisciplinaria. 

Desde el año 2004 la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Santiago ha sido acreditada en dos oportunidades ante la Comisión Nacional de Acreditación de Pregrado (CNAP), proceso que asegura el cumplimiento de altos estándares de docencia, investigación y extensión. La última vez, por un período de 5 años, desde Enero de 2011 hasta enero de 2016.

Misión

En un contexto académico de excelencia, la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Santiago tiene por misión formar arquitectos enfocados en el diseño del espacio habitable, dotados de pensamiento crítico, capacidad de exploración y resolución de problemas, con énfasis en la sustentabilidad ambiental, la técnica y la responsabilidad social.

Visión

Nuestra escuela aspira a constituirse en un espacio de formación académica capaz de orientar la reflexión, el diseño y la producción del espacio habitable en el contexto de la realidad contingente, transformándose en un referente latinoamericano frente a los desafíos de la sustentabilidad,  la optimización técnica y la identidad social.